autor: DAVID CAIÑA

 

dirección: GORKA MÍNGUEZ & DAVID CAIÑA

 

elenco: MARIBEL SALAS, GORKA MÍNGUEZ

GEMMA MARTÍNEZ Y MITXEL SANTAMARINA

 

estreno: 16/08/19 KUPULA BILBAO. Teatro Campos Eliseos

 

 

 

Primer Mandamiento del Código de la Amistad: no te involucrarás sentimental ni sexualmente con anteriores parejas de tus amigos.

 

“¿Cómo hemos llegado a esto?” es una comedia que cuenta la historia de Elena, cuya mejor amiga, Alba, ha incumplido el Primer Mandamiento. O puede que no sea así. Puede que cuente la historia de Alba, que no ha podido evitar enamorarse del exmarido de su mejor amiga, Elena. Espera. ¿Y si no es así? ¿Y si sólo cuenta la historia de Emilio, que en el pasado se enamoró de una mujer, en el presente se ha enamorado de otra; y ahora debe esconderlo por no se qué de un mandamiento de la amistad?

 

Y es que las historias pertenecen a quien las relata. Porque todos pensamos que somos los protagonistas de nuestra historia pero, ¿lo seríamos si la relatase otra persona? ¿O no seríamos más que personajes secundarios?

 

“¿Cómo hemos llegado a esto?” es una comedia sobre un triángulo amoroso, sí. Un triángulo en el que cada uno tiene una versión y se va a pelear porque el público llegue a escucharla. Un triángulo en el que todos tienen razones para sentirse dolidos pero ninguno tiene derecho a reprochar nada a nadie.

 

A no ser, claro, que Elena se empeñe en reclamar el cumplimento del Primer Mandamiento del Código de la Amistad.

 

 

 

 

 

 

¿POR QUÉ HAGO ESTO?, por el autor

 

Cuando tenía veinte años terminé con una relación de un año con una novia de la universidad. Me pasé hasta los 22 temiendo que alguno de mis amigos empezara una relación con ella.

 

Sé que es un miedo irracional. Ninguno de ellos estaría haciendo nada malo y, en el momento que nuestra relación terminó, yo no tenía derecho a siquiera pararme a pensar en con quien podría empezar ella una nueva relación. Por eso me resulta tan interesante.

 

Y es que los miedos grandes, los peores, los que no te dejan dormir por la noche por muy encendida que hayas dejado la luz del pasillo, son irracionales. Esto es: sé que no tiene sentido que tema esto, pero aún así lo temo. Y eso es lo que los hace tan interesantes para mí. El hecho de que mientras los tememos sepamos que no deberíamos hacerlo. La inevitabilidad de esos terrores tan mundanos.

 

Este tipo de triangulo amoroso me parece muy interesante por dos razones. La primera es muy sencilla: se ha visto menos de lo que se ha vivido. Quiero decir, mi miedo irracional es un miedo irracional que mucha gente comparte. Y existe una especie de ley no escrita por la que tus amigos tienen de alguna manera prohibido acercarse a tus ex. Suena absurdo, ¿verdad?

 

Es que es absurdo.

 

Pero ahí está su belleza.

 

Todos podemos sentir empatía por alguien que teme, por ejemplo, que le maten. Pero el reto está en hacer que el espectador sienta empatía por alguien que se ve envuelto en una espiral de egoísmo y de celos absurdos en una situación como ésta. Un poco como nos pasa a todos.

 

La segunda razón es que es el único triángulo amoroso donde nadie puede reprochar nada a nadie. Porque ni uno tiene la culpa de enamorarse, por mucho que sea  la ex de su amigo, ni otro tiene la culpa de hacer lo propio, por mucho que sea de la amiga de su ex, y ni siquiera la ex tiene la más mínima culpa de sentirse mal por ello, porque es un miedo irracional común a muchas personas.

 

Insisto, es absurdo, lo sé.

 

Pero es que todos somos un poco absurdos.

 

Además de la reflexión, y de la comedia con la que la tratamos, hay otro elemento importante: el punto de vista. No conozco a una sola persona que no crea que es el ombligo del mundo. Ni uno de mis amigos o conocidos duda de que es el actor principal de su propia historia.

 

Pero esto es una historia de tres.

 

Y cada uno de los tres tiene su propia versión de esta historia.

 

El conflicto del poder de la historia (quien actúa como narrador en qué momento) se une al triángulo amoroso para crear una comedia madura, llena de empatía y con un puntito de mala leche. Una obra con la que esperamos que el espectador se sienta identificado y se ría de su propia irracionalidad viéndola reflejada en unos personajes complejos y trabajados que se están peleando por contarle su historia.

 

Suena absurdo, lo sé. Por eso me encanta.

 

 

 

 

 

¡CÓMO LLEGAR BIEN A ESTO!

 

Por David Barbero | 18 agosto 2019

 


-La obra teatral que vi ayer, dentro de la programación de la Aste Nagusia de Bilbao, lleva el título de ‘¿Cómo hemos llegado hasta esto?’. La frase en una expresión popular usada habitualmente para indicar lo mal que se han hecho las cosas. Yo la he transformado en un intento de decir, desde el principio, que la valoración que saqué del espectáculo fue muy positiva.

 


-En primer lugar, hay que señalar que es prácticamente la única obra teatral de estreno absoluto en esta Semana Grande. Y, además, inaugura una programación estable en la sala cúpula del Teatro Campos Elíseos con producciones cercanas y de riesgo. Lo cual es muy de agradecer.

 


-La valoración positiva se basa en que me pareció una propuesta novedosa, interesante, trabajada, bien planteada en los diferentes aspectos de autoría, dirección, interpretación y hasta utilización de medios escénicos.

 


-Comenzando por los medios escénicos, a los que se suele prestar poca atención, son aquí utilizados como un elemento narrativo, útil e influyente en el desarrollo de la acción. Esos pequeños detalles suelen indicar la madurez de los proyectos.

 


-David Caiña es un autor emergente. Con este texto, da un salto cualitativo en su trayectoria. Es novedoso en muchos aspectos, atrevido, seguro, quizá hasta insolente en el buen sentido. Lo más destacado puede ser el manejo del planteamiento de las distintas situaciones de los personajes, los desdoblamientos, la rapidez de pasar de ser personaje a ser el propio intérprete, saltar desde la representación a la conversación con el público. Una buena muestra de hasta dónde se puede llegar en esa experimentación del texto teatral. Y sin alejarse del interés del público.

 


-La dirección la asume el autor con Gorka Mínguez, que además es intérprete, productor y programador. Para mí, tiene la habilidad y gran virtud de no hacerse notar, no pretender convertirse en protagonista, servir a que la obra fluya y a que los intérpretes puedan desarrollar su labor en profundidad.

 


-Los intérpretes son cuatro, quizá el número perfecto en una obra de teatro. Citaré primero a las damas: Maribel Salas y Gemma Martínez. Lo de damas puede parece un poco cursi. Pero he querido utilizar esa palabra como una expresión para indicar el reconocimiento profesional a su labor y a sus capacidades interpretativas. Mitxel Santamarina y Gorka Mínguez no les van a la zaga. Son cuatro interpretaciones sólidas, estudiadas, consolidadas. Dan la sensación de haber realizado una preparación muy detallista y meticulosa de la obra y de cada uno de los personajes.

 


-En conclusión, ‘¿Cómo hemos llegado a esto?’ es una propuesta teatral muy interesante y merecedora de la valoración especialmente positiva señalada al principio.

 

 

 
 
DE RIVALES A CÓMPLICES
Pedro Barea. El correo
 

Los autores de “¿Cómo hemos llegado a esto?” son David Caiña y Gorka Mínguez (que actúa en la obra). Mínguez fue director de “Catalin”, una rareza del siglo XVIII escrita por la autora vasca Rita de Barrenechea. No tocan de oído, que también. Son licenciados en la UPV, Publicidad y Bellas Artes, y esos saberes se traslucen en rasgos de su estilo. Han estrenado solos o a dúo trabajos para numerar ya con dos cifras: “Pretérito imperfecto”, “El yonki del dinero”, “Cómo vender la muerte”, “El chef”, …cosas del día a día, proximidad, humor, pero siempre con riesgo formal y narrativo. En “Pretérito imperfecto” Ramón le regalaba a Natalia un turbador viaje en el tiempo a su primera cita. Ahora, en “¿Cómo hemos llegado a esto?” cada personaje es intérprete y cronista de su relato ante el público. Experimento, teatralidad.

 

Elena, Alba y Emilio se preguntan “¿Cómo hemos llegado a esto?”, impotente resumen de un desamor y amor cruzados.

 

Eso sí se detiene el tiempo. Si el tiempo se mueve, es una historia conflictiva de simetrías asimétricas: Elena y Alba parecían grandes amigas, pero Alba ha enamorado al exmarido de Elena. ¿Cómo…?

 

Maribel Salas y Gemma Martínez son las actrices. Tampoco les falta equipaje. Se mueven, cambian de talante conforme se explica todo. Con soltura, con oficio. Maribel es un rostro capaz de dar en escena el registro de su derrota por partida doble, la de amistad y la del amor.

 

Gemma escucha y replica, por cierto, qué bien, con qué viveza.

 

Estan en escena en un bar al aire libre con otro joven resistente, Mitxel Santamarina, el afanoso camarero alarmado por los presagios de galerna que amenazan su chiringuito.   La tormenta es real y más que nada, simbólica.

 

Se sale del teatro con sensación de deseo cumplido: ingenio, ligereza sin golpes bajos, complicidad, buen rato. Y cuatro nombres a tener en cuenta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ERRE & ARTEKA & MASKARADA
C/ Simón Bolivar 18
48920 Portugalete
Tel: 659131291